Se conservarán más de un millar de piezas de madera, extraídas en los 30 años de trabajos arqueológicos. Esta semana se cierra una nueva campaña de excavaciones en el poblado neolítico, en la que se han recuperado pilares de hasta 2 metros de largo y han continuado los trabajos de datación y muestreo de la madera

 Los restos vegetales de madera del yacimiento neolítico de La Draga (Banyoles, Girona) se conservarán en un almacén subacuático dentro del lago de Banyoles. En él se guardarán más de 1200 piezas de madera que se han extraído a lo largo de los 30 años de trabajos arqueológicos en el yacimiento. Esta semana finalizará la campaña de excavaciones arqueológicas de este año, que se han realizado durante este mes de septiembre y se han llevado a cabo tanto en el sector terrestre como en el subacuático del yacimiento.

Las intervenciones arqueológicas se han centrado en una superficie de 30 metros cuadrados en el sector A, el más meridional e interior del yacimiento. Los suelos de ocupación arqueológica en esta zona ya se excavaron en los tres últimos años y en esta campaña se han extraído los pilares de madera de las estructuras de hábitat que se conservaban en ella. Los codirectores de la excavación Toni Palomo (MAC), Raquel Piqué (UAB) y Xavier Terradas (CSIC) han explicado que “en total se han extraído unos 80 pilares de madera, principalmente de roble, en un estado de conservación excepcional que ha permitido incluso la preservación de la corteza” y añadió que “algunos de estos troncos empleados como pilares presentan unas dimensiones extraordinarias que pueden llegar a superar los dos metros de longitud”. De estos pilares de madera destacan especialmente las abundantes marcas de trabajo que se han conservado, para dar forma apuntada en los extremos o para eliminar pequeñas ramas.

Estos pilares se suman a los otros 600 que se conservaban hasta ahora en el mismo yacimiento y que fueron extraídos en las campañas previas de estos 30 años de excavaciones en La Draga. Una vez muestreados y estudiados, estos restos vegetales se conservarán en un almacén subacuático para asegurar que se mantengan las mismas condiciones de conservación que en los últimos 7.000 años. Este almacén subacuático se ha instalado dentro del lago de Banyoles, en un espacio ya excavado cerca del yacimiento, y permitirá conservar en condiciones óptimas los diversos restos de maderas, también para futuros estudios. En total son 15 metros cúbicos de restos de madera los que se conservan dentro del agua.

Todas las maderas han sido muestreadas y catalogadas para construir la curva dendrocronológica, con el fin de datar los anillos de crecimiento de los pilares de madera. De esta forma se podrá precisar la cronología y establecer vínculos de contemporaneidad entre las diferentes talas realizadas en la construcción de las cabañas del asentamiento. También se han recogido muestras que se estudiarán en el marco del proyecto internacional de investigación WOODPLAKE Viviendas arqueológicas sobre pilotes de madera en lagos mediterráneos europeos: estrategias para su explotación, monitoreo y conservación, en el que participa el yacimiento arqueológico de La Draga.

Este proyecto europeo se centra en la evaluación de los efectos del cambio climático sobre los yacimientos lacustres y su patrimonio orgánico, con el objetivo final de establecer políticas de conservación de este único e importante patrimonio europeo y afrontar los retos climáticos que se vislumbran en un futuro próximo. El proyecto está financiado por la Agencia Estatal de Investigación en el marco del programa europeo ‘Joint Projects in Cultural Heritage (JPICH): Conservation, Protection and Use’, del cual la Draga es socio, junto con los yacimientos lacustres italianos los lagos de Bolseno y Mezzano.

Trabajos subacuáticos

Paralelamente a la campaña terrestre, también se han llevado a cabo prospecciones subacuáticas en el borde oriental del lago para documentar los diversos vestigios aislados que se habían descubierto en campañas anteriores y localizar otros nuevos. Todo apunta a que los hallazgos pueden corresponder a restos de ocupaciones romanas, aunque no se puede descartar que se localicen otras de cronología prehistórica, como sucede en otros lugares del lago.

La campaña de excavaciones arqueológicas de este año forma parte de los proyectos cuatrienales de investigación en materia de Arqueología y Paleontología para el período 2018-2021, convocados por el Departamento de Cultura de la Generalitat y que se conoce como La Draga (Banyoles) y el proceso de neolitización en la llanura prelitoral y el Prepirineo de comarcas de Girona.

La Draga

El yacimiento neolítico de La Draga es único en Cataluña y en Europa por varios motivos. En primer lugar, por su antigüedad, que lo sitúa entre los poblados neolíticos más antiguos del nordeste peninsular. En segundo lugar, por el hecho de tratarse de un asentamiento al aire libre con una cierta continuidad de la ocupación y la estratigrafía conservada. Y, por último, por sus excelentes condiciones de conservación, ya que una parte de los estratos arqueológicos se encuentran cubiertos por las aguas del nivel freático, circunstancia que ha propiciado unas condiciones especiales anaeróbicas que han favorecido la conservación de la materia orgánica, como la madera y las fibras vegetales.

Los trabajos en La Draga se iniciaron en 1990 y prácticamente desde 1991 se han llevado a cabo campañas arqueológicas que han permitido excavar más de mil metros cuadrados. Las excavaciones en el yacimiento de la Draga están coordinadas por el Museo Arqueológico de Banyoles, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC-IMF, Barcelona), la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y el Museu d’Arqueologia de Catalunya (MAC). Este año ha contado con la colaboración del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES).

La naturaleza y objetivos diferenciados de estas instituciones permite realizar un acercamiento más completo a toda la singularidad del yacimiento, posibilitando la realización de diferentes tareas de investigación, de formación de nuevos investigadores, de conservación de los restos y de difusión de sus datos. Las excavaciones de la Draga y las actividades de investigación realizadas están financiadas por el Museo Arqueológico de Banyoles, el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, el CSIC, la UAB y el MAC, además del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Instituto de Análisis Económico (IAE)

El equipo de arqueólogos introduce restos de madera en el almacen subacuático, de La Draga.